Lector opina
El Siglo de Torreón
mar 13 feb 2018, 10:23pm 1 de 1

Foro del Lector


0

Peña Nieto, reprobado en Derechos Humanos

Simulación en el ejercicio del poder, engaño, falsedad, y manipulación en los hechos y en la información sobre éstos, pareciera ser práctica común en este sexenio; período en el que la política exterior, en materia de derechos humanos, ha sido más que gris, oscura, vana, infructuosa, a pesar de las innumerables violaciones a los derechos humanos.

Aún no termina el sexenio de Peña Nieto y ya empieza el balance de sus logros y fracasos; y se puede concluir, según la nota informativa del 22 de enero en el Siglo de Torreón, que la balanza se inclina más hacia los errores que a los aciertos; o en este tema específico, más indolencia que diligencia, más apatía; y tanta pereza que, se diría, raya en el desprecio por las víctimas y los familiares de éstas.

El desinterés, la dejadez, la indiferencia por los asuntos relacionados con los derechos humanos por parte de las autoridades federales son una muestra de malsana insensibilidad de un gobierno con sus gobernantes.

La indolencia de los funcionarios públicos de esta administración está acabando con México. Detrás de un aparente interés por salvaguardar los derechos humanos hay un injusto e injustificado desdén por quienes denuncian ser objeto de violación a sus derechos como seres humanos.

No ha habido, hasta hoy, el reconocimiento a la competencia del Comité contra las Desapariciones Forzadas de Naciones Unidas; ¡Vaya!, ni siquiera se ha aprobado ningún instrumento internacional sobre derechos humanos; tampoco se han reconocido los protocolos facultativos del Pacto Internacional de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales y de la Convención sobre los Derechos del Niño.

Peña Nieto ha faltado a su palabra en Política Exterior, pues no ha reconocido instrumentos contra el racismo y la discriminación sobre los derechos de los adultos mayores; y la misma indolencia se muestra en la no ratificación del convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo, para garantizar los derechos laborales y de acceso a la salud de las trabajadoras del hogar.

Tanto para la ONU como para la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, México va a la zaga de los países latinoamericanos; se podría decir que, desde el sexenio anterior la política exterior en materia de derechos humanos, está empantanada. Los derechos de los niños, las empleadas del hogar, los adultos mayores y los familiares de personas desaparecidas están desprotegidos en sus derechos; están marginados de la justicia.

Las promesas vacías, los compromisos incumplidos, la simulación, la hipocresía, las mentiras, la falta de interés, la negligencia para atender este importantísimo renglón, tal vez sean la razón del descontento social con la actual administración, cuyo titular se queja con frecuencia del bulling a su persona y de la falta de valoración de sus contados logros en otras rubros de su gobierno. Se le ha olvidado al señor Presidente que la justicia es tan importante como la libertad, la igualdad, la equidad, la seguridad pública, la generación de empleos, la democracia y muchas otras cosas que inciden en el bienestar común de una nación.

Un pueblo en el que no hay respeto a los derechos humanos, es un pueblo desdichado, un pueblo sin gobierno, una bomba de tiempo, preludio del caos social.

Héctor García Pérez

Comarca Lagunera

0
RELACIONADAS
DESTACAMOS

Cargar comentarios

Foros Torreón / Blogs de El Siglo / Más comentarios

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
ADEMÁS LEE

© 2018. El Siglo - Cía. Editora de la Laguna S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google | Facebook | Twitter
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
I.S. o asterisco (*) significa inserción solicitada


Síguenos en:

Hay usuarios en línea y registrados. »IR AL CHAT