lector opina
El Siglo de Torreón
sáb 12 may 2018, 10:54pm 1 de 1

Foro del Lector


0

La eterna ausente

Vivimos momentos de introspección, los de una generación adulta mayor, los mayores y los jóvenes. Todos con una perspectiva casi igual, miradas retrospectivas y prospectivas. Hacia atrás y hacia adelante, pero sobre todo en el punto de la mitad del puente.

Hoy estamos con la vista nublada por tanto desatino gubernamental, por tanta desatención ante los problemas sociales y económicos, ya no digamos los políticos. La corrupción, la impunidad, la falta de transparencia y todo un rosario de nudos gordos que tienen al país postrado. Sólo unos cuantos lo ven color de rosa.

La maldición de Eduardo Galeano en su libro “Las venas abiertas de América latina” es profecía que cada día se cumple: “nunca seremos felices”, dijo. Los pueblos de América latina todos cortados por el mismo filo.

Nunca en nuestros pueblos ha surgido un rico por su propio esfuerzo, ingenio o trabajo; todas las grandes riquezas han nacido al amparo, cobijo o cercanía con el núcleo del poder. Ejemplos? Todos los conocemos. El poder es la fuente primaria de riqueza sin límites. Ni hay una sola fortuna en el país que no se haya amasado a la sombra de quien tienen el poder. Esto ha sido así desde la Colonia y quizá carguemos con esto por siempre.

La corrupción y la impunidad son dos manzanas del único árbol que produce frutos del bien y del mal, ese árbol es la justicia o injusticia según se vea. Por siempre, la ausencia del valor de la elemental justicia social y económica ha sido la fuente de todos nuestros males. Expedientes que se archivan, solicitudes de extradición que descaradamente se dejan de lado, vergüenza internacional: un gobernador atrapado en Italia y enviado a EE UU porque saben bien que si lo mandan a México pronto saldría libre y con riquezas bien seguras. País de cinismos.

Desde el juez, hasta el gendarme de la esquina tuercen la vara para el lado que les deja dividendos jugosos de la injusticia y el abuso; dinero y más dinero. Las cárceles: el negocio seguro.

Gobernadores ladrones que son requeridos por la justicia ajena, la de los vecinos porque la nuestra es como un peñón que no se mueve ni con la más grande grúa conocida.

La no aplicación de la justicia es la causa primera y última de nuestra postración. Y no sólo los jueces, todo el que está en uso del poder hace lo mismo; no importan los partidos, todos están hundidos en el fango de la desfachatez. El ejecutivo desvía recursos, el legislativo no legisla si no conviene a sus patrocinadores, el judicial siembra errores “al debido proceso” y las cascadas de dinero fluyen y fluyen. Por eso a través de la historia y desde tiempos bíblicos, el pueblo, la sociedad se mueren de “hambre y sed de justicia”.(remember la autosentencia de Colosio) Dar lo que a cada cual le corresponde. Todo lo demás es demagogia, mentira y simulación.

Miguel Ángel Hernández

Ciudadano de Torreón

0
RELACIONADAS
DESTACAMOS

Cargar comentarios

Foros Torreón / Blogs de El Siglo / Más comentarios

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
ADEMÁS LEE

© 2018. El Siglo - Cía. Editora de la Laguna S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google | Facebook | Twitter
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
I.S. o asterisco (*) significa inserción solicitada


Síguenos en:

Hay usuarios en línea y registrados. »IR AL CHAT