Nosotros
EL SIGLO DE TORREÓN
dom 19 ago 2018, 11:07am 28 de 28

Fiestas de Moros y Cristianos de Villena (Alicante)

Virgen de las Virtudes, Patrona de Villena. (CORTESÍA)

0

(Primera parte)

La invasión árabe en España, un acontecimiento histórico que cada año es recreado en las Fiestas de Moros y Cristianos de la ciudad de Villena, provincia de Alicante, España. Se trata de una de las fiestas más espectaculares y antiguas; cada año, atrae a miles de turistas nacionales e internacionales.

Declaradas de Interés Turístico Nacional, se trata de las Fiestas de Moros y Cristianos más participativas que existen. 14 mil personas participan en sus desfiles entre músicos, boatos (bailarines, carrozas, etc.) y festeros, dividido en 14 comparsas, siete del bando moro y siete del bando cristiano.

Las Fiestas de Moros y Cristianos son una alegre eclosión de colores, jubilo y música que llenan las calles del municipio de más de 30 mil habitantes durante cinco días en una multitudinaria representación de unos hechos históricos que como muestra dejaron en Villena un castillo del siglo XI.

Según las investigaciones, las Fiestas de Moros y Cristianos actuales son el resultado de la fusión de tres fiestas diferentes:

- La Fiesta Patronal o elemento religioso, representado por la Procesión, romerías y misas principalmente, siendo la fiesta más antigua, ya que data de finales del siglo XV.

Su origen está en 1474, cuando la Virgen de las Virtudes, abogada contra la peste, fue proclamada patrona de Villena. Su imagen fue colocada en un Santuario a 7 km de la ciudad, al que los villenenses prometieron acudir dos veces al año. Actualmente, el pueblo la lleva en Romeria desde su Santuario hasta la Iglesia Arciprestal de Santiago cada septiembre para que presida las Fiestas en su honor

- La fiesta militar o alarde, cuyo origen está en la antigua Milicia del Reino, denominada después soldadesca, que participaba en la fiesta patronal ya desde el siglo XVII. El acto más representativo y espectacular del elemento militar de las fiestas son los desfiles, especialmente La Entrada y la Cabalgata, en los que participan todos los festeros con magníficos trajes y a ritmo de marchas moras, marchas cristianas o pasodobles compuestos expresamente para las fiestas. En Villena, la soldadesca ya participó en las romerías de 1638. - La Fiesta de Moros y Cristianos, propiamente dicha o elemento histórico, que consiste en la lucha, arcabucería, Embajadas, pérdida y recuperación de un castillo que simboliza la población, y la conversión del moro al cristianismo, rememorando hechos históricos ocurridos durante la Historia de España. En Villena, es el elemento más moderno, añadido en el primer tercio del siglo XIX.

Pese a toda la historia y la tradición que envuelve a las Fiestas de Moros y Cristianos, Villena ha sabido actualizarse y modernizarse. Desde hace 30 años, las mujeres son socias de pleno derecho de las comparsas, ocupando importante cargos elegidos democráticamente. Un comprobante de que se pueden mantener las tradiciones, desde la igualdad y el respeto.

En los últimos años, la llegada de inmigrantes a Villena para quedarse ha demostrado que la ciudad española es un lugar abierto, acogedor e integrador. Las fiestas de Moros y Cristianos no han quedado ajena a esto y muchos ciudadanos de países latinoamericanos y también de Europa forman parte de las mismas. Este año, por ejemplo, el holandés Feike Veldman es el capital de la Comparsa de Piratas, uno de los cargos mas importantes.

Unas fiestas para todos los públicos. Si hay algo maravilloso es que desde que llegan a este mundo, los niños villenenses nacen al son de una marcha mora, de un paso doble o una marcha cristiana.

Crecen aprendiendo a seguir la tradición conociendo la historia a la vez que divirtiéndose en unas fiestas únicas que cada año hacen las delicias de grandes y pequeños.

El turista además de unas fiestas que ofrecen, historia, cultura, tradición y diversión, puede encontrar una propuesta muy interesante a tan sólo media hora de la costa Mediterránea.

El tesoro de Villena

El denominado Tesoro de Villena pone de manifiesto el rico pasado histórico del que gozó la ciudad. Pudo pertenecer un rey o jerarca de la zona, en cualquier caso, se trata de uno de los hallazgos áureos más importantes de la prehistoria europea.

En diciembre de 1963, un brazalete de oro de medio kilo de peso, fue encontrado de forma fortuita entre las arenas de una obra que se llevaba a cabo en un solar de Villena. Enterado el Director del Museo, don José María Soler, excavó el lugar de donde procedían aquellas tierras: la Rambla del Panadero, en la Sierra del Morrón, un paraje cercano a Villena.

Allí se encontró enterrada en un hoyo una vasija cuyo interior contenía un gran tesoro compuesto por sesenta piezas de oro de 23.5 quilates, en su mayoría cuencos, brazaletes, botellas, junto a tres botellas de plata, un brazalete de hierro, un remate de hierro con adornos de oro y un botón de ámbar y oro. En total, un conjunto de casi diez kilos de oro y más de 600 gramos de plata que tiene una antigüedad de tres mil años.

La inexistencia de restos arqueológicos en las inmediaciones hace que las interpretaciones sobre su significado sean diversas. El tesoro pudo pertenecer a un Rey o a algún Jerarca que lo ocultó por algún motivo desconocido. Respecto a su interpretación existen varias hipótesis, algunos los relacionará con el patrimonio de una rica familia, otros consideran que puede tratarse de una dote femenina, o bien una acumulación de oro de algún orfebre. De forma también casual, se encontró en abril de 1963 el llamado Tesorillo de Cabezo Redondo, cuyo nombre proviene del cerro donde se halló. Este preciado lote estaba formado por 35 piezas de oro que en su mayor parte son elementos para el adorno personal como una diadema, anillos, brazaletes, colgantes, cuentas de collar, espirales, cintillas y un pequeño lingote de oro, que en total suman 150 gr de oro. Estos importantes hallazgos vienen a confirmar la existencia de un riquísimo foco cultural en la comarca villenense, que ha puesto de manifiesto el alto grado de refinamiento alcanzado por los jerarcas levantinos de la Edad del bronce. Ambos tesoros se conservan en el Museo Arqueológico José María Soler de Villena.

0
RELACIONADAS
→ Fiestas de Moros y Cristianos
DESTACAMOS
Ordenar en línea Edición impresa + Internet
ADEMÁS LEE

© 2021. El Siglo - Cía. Editora de la Laguna S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google | Facebook | Twitter
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
I.S. o asterisco (*) significa inserción solicitada


Síguenos en:

Hay usuarios en línea y registrados. »IR AL CHAT