Publicidad | Saltar

publicidad
























































Columnas Deportes
ALEJANDRO TOVAR
mar 9 oct 2018, 8:57am 1 de 1

Al Larguero


50 AÑOS
0

En 1968, con Laguna recién instalado en primera, el viejo técnico Miguel Marín aprobó la idea del presidente en turno, Don Gilberto Martínez, de repatriar al veterano ídolo del futbol mexicano, Salvador Reyes Monteón, que jugaba en la incipiente liga de E.U. con los Toros de San Diego, a donde había recalado casi huyendo de Guadalajara que no concedía permiso al jugador, primero porque éste tenía una deuda con el club y segundo porque no había dólares por la transferencia.

Don Gilberto y Laguna pagaron los dineros requeridos y Salvador vino para unirse a Javier Barba, su ex socio en Chivas, que ya estaba con los albiverdes. Eran otros tiempos, Chava Reyes había sido un grande por quince años, jugó tres mundiales, fue goleador histórico en el Campeonísimo y se esperaba que pudiera reservar algo para ofrecer. No pudo ser, por culpa del padre tiempo.

Se notaba su sapiencia en el trato de la pelota, en el servicio, en el toque con sentido pero ya sus piernas no tenían velocidad y el juego se volvía predecible. Solamente trotaba, aunque la gente le celebraba todo, junto con Amaury Epaminondas, otro legendario que fue estrella del Oro y campeón en Toluca. Eran famosos que ya ofrecían sus últimos minutos en el futbol.

Salvador se fue en silencio. Lo que no está claro es si el hoy técnico de Santos Laguna, Salvador Reyes de la Peña nació en Torreón, como lo dicen algunas notas o bien en Guadalajara aunque sí resulta un hecho curioso, porque cincuenta años después el sello familiar se instala en un cuadro local y ésta vez con tintes interesantes, donde el junior deja sentir su paciencia e inteligencia.

Con una carrera de jugador solamente mediana en U. de G., Puebla y Guadalajara, Salvador Jr., ha integrado grupos de trabajo con técnicos reconocidos, incluso aquí mismo, cuando recibió su oportunidad estelar en Querétaro y Necaxa, "los resultados no le acompañaron" y así llega a su nueva instancia, luego de pasar por las fuerzas básicas y luego con interino sin ratificación aún.

Los resultados lo avalan ahora mismo y no precisa que le digan otra cosa, porque además ha mostrado que es pensante y efectivo pues conservó la base, no hizo movimientos de personal y trata de seguir el mismo estilo que ya había consagrado a Siboldi. También aprendió a llamar las cosas por su nombre e hizo lo que pocos técnicos, otorgar todo el crédito a sus jugadores.

Salvador Reyes de la Peña está hecho de futbol, con su padre y abuelo (Don Luis) estelares del Guadalajara y ahora busca hacer camino como técnico en un equipo que está derecho y que domina un formato pero que debe esperar porque no haya lesiones, sanciones o bajas para mantenerse, porque el plantel es reducido y los últimos chicos llegaron tarde y están por verse.

Con su afición a la orden, contante y sonante, Santos puede en forma legítima aspirar a seguir volando, porque su futbol lo autoriza para encapsular cualquier tipo de ilusión, mientras que su técnico afina las maneras en el trato de sus jugadores, que son artistas del esfuerzo y modelo para reflejarse, con su jefe siempre procurando sacar de ellos el tigre que llevan dentro.

arcadiotm@hotmail.com
0
RELACIONADAS
→ Al Larguero
DESTACAMOS

Cargar comentarios

Foros Torreón / Blogs de El Siglo / Más comentarios

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
ADEMÁS LEE

© 2018. El Siglo - Cía. Editora de la Laguna S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google | Facebook | Twitter
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
I.S. o asterisco (*) significa inserción solicitada


Síguenos en:

Hay usuarios en línea y registrados. »IR AL CHAT